Leyenda de la soga en el árbol

Leyenda de la soga en el árbol

No sabría si esta historia se puede clasificar como una leyenda de terror o un cuento de terror escalofriante. Sin embargo, la contaré ya que recuerdo que la primera vez que la vi, no pude dormir bien en una semana debido a las horribles pesadillas que tenía.

Un hombre llamado Demóstenes, a quien la oscuridad le asustaba sobremanera, iba caminando rápidamente desde su trabajo hasta su domicilio. Ese día en particular le había tocado cubrir a uno de sus compañeros, cuestión que lo había retrasado gravemente en su rutina diaria. Le molestaba transitar por aquellos caminos después de las ocho de la noche, pues los lugareños contaban cuentos de terror escalofriantes de varios hombres que supuestamente habían fallecido en el bosque.

A medida que iba caminando, el sendero pareciera hacerse cada vez más estrecho, lo que aumentó sus temores de manera considerable. De pronto, se topó con una bifurcación que aparentemente lo conduciría a un atajo. Sin pensarlo dos veces, cambió de ruta y siguió por la senda más amplia.

Repentinamente su andar fue interrumpido por la presencia de un enorme roble que inclusive le dificultaba la visibilidad. Sus ramas eran demasiado gruesas y sus hojas parecían tener vida.

Demóstenes quedó absorto al ver el vaivén de las hojas en consonancia con el viento. Su mente perdió la noción del tiempo y su cuerpo se fue aproximando poco a poco hasta el árbol. El instante en el que estuvo frente a él, apareció de la nada una soga de henequén esperando a que aquel individuo la tomara entre sus manos.

Eso fue justamente lo que pasó y poco después Demóstenes enredó en su cuello la cuerda y trepó hasta una zona alta. Cuando vio que la altura era la suficiente como para colgarse y no tocar el suelo dejó de subir. Ató el otro extremo de la soga al tronco y se precipitó hacia abajo. Al estarse asfixiando recobró la conciencia, pero ya era demasiado tarde.

El árbol de los ahorcados había cobrado una víctima más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *