La maldición de la gárgola

La maldición de la gárgola

Delfino era un arqueólogo dedicado a estudiar las viejas edificaciones ubicadas en zonas rurales. Uno de los sitios del que se contaban más historias de terror era el castillo de piedra que se encontraba junto al lago Naranjo.

La construcción estaba formada por varias piedras apiladas una sobre de otra, pero sin que para su unión se hubiese usado ninguna clase de cemento o mezcla. Los más allegados a Delfino, le sugirieron que fuera acompañado para que así pudiera realizar su inspección sin los riesgos de que alguna “entidad maligna” se le apareciera.

El arqueólogo, escéptico por convicción, únicamente se hizo acompañar de dos elementos: una linterna y una grabadora de mano.

– No puede haber escogido una mejor noche para esto, el cielo despejado y la luna llena, me ayudarán a apreciar mejor los detalles. Pensó.

En la puerta principal del recinto, se hallaba una gárgola tallada en mármol de aspecto más bien demoníaco. Los colmillos que emanaban de sus fauces, le hubieran puesto los pelos de punta a cualquiera. No obstante, Delfino permaneció tranquilo y hasta se dio el tiempo de tomarle varias fotografías ayudado por su teléfono móvil.

Después de eso entró al castillo y se percató de que no había mucho por documentar, dado que en las paredes no había nada más que rayones en las rocas. Impetuosamente una de las torres de la construcción comenzó a oscilar de forma errática.

A ese movimiento se le sumó un sonido penetrante y lúgubre. Aquello era como si alguien se estuviera quejando amargamente. De pronto, una porción del techo se desplomó, dejando entrar a la gárgola, la cual ahora poseía vida propia.

Del pavor, Delfino tropezó cayendo de espaldas, con lo que su rostro quedaba justamente abajo de la bestia de roca.

– Es momento de pagar tus deudas atrasadas. Hace años te robaste unas reliquias de este mismo lugar. Dijo la criatura.

– Cierto es ¿pero tú cómo lo sabes? Replicó Delfino.

– Soy el guardián de este sitio y por tu hurto, arderás en las llamas del infierno.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *