La maldición de la cabra de Billy

La maldición de la cabra de Billy

De todos los equipos de béisbol, parece que los cachorros de Chicago (Chicago Cubs) tienen la peor de las peores “maldiciones”. La maldición de la cabra, recae sobre este equipo que tiene más de 100 años sin ganar un campeonato de beisbol en las Grandes Ligas de ese deporte en Estados Unidos, con este y el incidente del gato negro de 1969 y el infame fanático Steve Bartman, los Cachorros se conocen por tener una de las maldiciones de mayor peso en la historia de las maldiciones de todos los deportes a nivel mundial.

El 6 de octubre de 1945. Billy Sianis estuvo muy pendiente de la Serie Mundial (como se le llama a la definición del campeonato de beisbol) entre los Cubs de Chicago (Cachorros) y Detroit Tigers (Tigres de Detroit). Antes de comenzar el juego Billy Sianis trató de llevar su cabra a ver el juego en el estadio. De hecho lo dejaron entrar y la cabra hasta pasto sobre la grama de la cancha. Y se sentó junto a Sianis en uno de los asientos del estadio.

Cuenta la leyenda que Sianis estaba muy enojado con muchos fanáticos que comenzaron a pedir que saliera del estadio con la cabra, pues ya comenzaba a molestar su mal olor. Este se enojó tanto que puso una maldición sobre los el equipo Cubs de Chicago, diciendo que estos jamás ganarían un campeonato.

Casualmente (o tal vez no tan casualmente), los cachorros no han regresado a la Serie Mundial desde 1945.

La maldición de la cabra estuvo muy en boga cuando el fanático Steve Bartman en Octubre 14, 2003 en el juego 6, de la serie divisional de la Liga Nacional, Los cachorros ganaban a los Marlins 3 a 0 en este juego y ganando este juego los llevaban a la tan ansiada Serie Mundial.

Cuando bateaba Luis Castillo fallo con una bola que se elevó de foul en la esquina izquierda del campo de las gradas. Moises Alou jugador de los cachorros trato de atrapar la bola dando un salto para atrapar la pelota que se dirige hacia la primera fila mientras un tipo con gafas, auriculares y un jersey también va tras la pelota. Alou es incapaz de atrapar la pelota, gesticulando hacia el fanático que evitó que él atrapara la pelota y golpeando sus manos hacia abajo. Desde ese momento, las cosas comenzaron a salirle mal a los cachorros. Alex Gonzalez deja caer una bola de rutina para ejecutar un doble play y los Marlins consiguieron anotar 8 carreras en la octava entrada para ayudarles a ganar el juego, y en el próximo partido derrotan a Kerry Wood y los cachorros no pudieron ir en busca del campeonato de serie mundial.

La pelota fue subastada y finalmente destruida en una ceremonia celebrada en el restaurante de Harry Carey en Chicago, pero por desgracia los cachorros no han vuelto a ser contendores ni de cerca para ir a una serie mundial desde el año 2003.

Otro incidente que viene a colación con la maldición de la cabra es lo que recuerda el ex jugador de los Cubs de Chicago Ron Santo cuando en un partido en el estadio Shea de Nueva York un gato negro se paseaba delante de él en el círculo de espera. Fue el día 09 de septiembre de 1969. Los cachorros tenían 1 1/2 juego de ventaja en su división y luego de ese hecho vieron como esa ventaja se desvanecía rápidamente y después de este incidente, los cachorros vieron como los milagrosos Mets de Nueva York ganaron la división y luego la Serie Mundial de 1969.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *