La chica de la discoteca

La chica de la discoteca

En los últimos años, muchos de mis amigos me han platicado historias sobre terror que ocurren en los centros nocturnos. Particularmente, el relato que me contó mi amiga Jazmín me puso los cabellos de punta.

No solamente por la manera en que me lo dijo, sino porque a mí una vez estuvo a punto de sucederme algo parecido.

Resulta que un chico de nombre Ramón, un día fue con sus amigos a bailar a una discoteca. Todos llevaban pareja excepto él, ya que hacía apenas unas cuantas semanas había terminado con su novia.

Uno de sus camaradas se le acercó y le dijo:

– No te preocupes, estoy casi seguro que aquí encontrarás a un nuevo querer.

Apenas llegaron, sus amigos se dirigieron frenéticamente a la pista de baile, dejándolo a él sentado a la mesa. Las personas que hayan acudido a una discoteca moderna sabrán que es prácticamente imposible mantener una conversación, debido a que el volumen de la música es ensordecedor.

Por ese motivo, Ramón se levantó de su asiento y empezó a recorrer el lugar. En eso estaba, cuando vio a una hermosa mujer sentada en un rincón. El primer pensamiento que pasó por su cabeza, fue el que la chica quizás estaba esperando la llegada de su novio.

No obstante, decidió acercarse para saludarla, ya que su belleza lo hipnotizó al instante.

– ¿Hola, estás esperando a alguien? Preguntó Ramón.

– Sabía que tarde o temprano ibas a venir. Me atrajo tu forma de ser desde que te vi. Respondió la joven.

– Creo que me confundes con otra persona. Tú y yo nos conocemos. Mencionó el chico.

– Es verdad, no nos conocemos, pero tendremos tiempo para hacerlo. ¿Por qué no salimos para conversar? Replicó la mujer.

Ella fue hacia la puerta y Ramón la siguió. Caminaron hasta la esquina y el la tomo entre sus brazos. Cuando estuvo a punto de besarla, quedó horrorizado, ya que la cara de la muchacha estaba totalmente desfigurada y de su frente brotaban arañas y gusanos.

Quiso soltarla pero los brazos de la mujer se habían convertido en fuertes huesos que lo aprisionaban. Al final de la velada, sus amigos lo encontraron muerto afuera de la discoteca.

De la chica en cuestión, algunos dicen que espera en la discoteca a su próxima víctima.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *