El Tweet del alcalde

El Tweet del alcalde

Eso es lo que más odio de la política: Qué cada vez que muere un político, salen miles de personas a llorarlo, y por otro lado salen miles de personas celebrando que se murió un personaje al cual odiaban. Y justo por esa situación era la que pasaba Jon, cuando ese día se enteró, que para su alegría, el mal alcalde de su ciudad había muerto en un accidente de tránsito.

Esa tarde, Jon llegó feliz de la universidad. Y lo primero que hizo fue ir directo a su computadora y releer las noticias y alegrarse más de la muerte del alcalde. Luego entró a su cuenta en twitter para compartir su felicidad con sus amigos y seguidores, pero en la red social, el panorama era diferente al que él se imaginaba: La mayoría de gente en vez de estar feliz por la muerte del alcalde, estaba triste, y con lo único que se conseguía era con tweets que expresaban pesar por la tragedia.

No por eso Jon dejo de expresar su alegría por la muerte del alcalde, sino que se pasó la noche publicando Tweets que expresaban su felicidad por la pérdida del político, además empezó a insultar y a discutir con las personas que se sentían apesaradas por la pérdida, y como si fuera poco, se puso a hacer memes e imágenes burlonas sobre la muerte del alcalde, las cuales difundió por todo twitter.

Eran las 12:30 de la madrugada, y Jon seguía discutiendo con varios usuarios, sobre la muerte del alcalde. Estaba totalmente molesto, él no entendía como era que la gente se entristecía por la muerte de “un viejo que no había hecho nada por su ciudad y que al contrario se había robado un motón de dinero”. Así que para calmar su furia, y burlarse más de los seguidores del fallecido alcalde, empezó a enviar tweets a la propia cuenta de twitter del alcalde:

« ¿Y si eras tan bueno por qué te moriste?»; «Ya deberás estar en el infierno por ladrón». Cosas así fue las que tuiteó Jon por una hora en la cuenta del difunto, hasta que recibió una respuesta de la misma cuenta del alcalde: «Tú también eres bueno, y aun así pronto vas a morir».

Esa respuesta dejó pasmado del susto a Jon, quién intentó levantarse de su silla pero sus piernas no respondieron. Intentó apagar el computador pero tampoco pudo mover sus manos. Ni siquiera podía gritar después del susto que le provocó ver que en la pantalla del monitor automáticamente empezaban a mostrarse fotos del alcalde muerto, dentro de su ataúd.

Duró como 15 minutos, pasmado frente al monitor sin poder moverse, viendo al alcalde en el ataúd y veía como este se movía dentro. Hacía el intento de levantarse y gritar, pero no podía, estaba totalmente inmóvil.

La escena que le apareció a continuación, fue más horrorosa aún: Veía al alcalde en medio de un mar de olas de fuego y de personas siendo devoradas por éstas. «Tú también estarás conmigo aquí» Decía el finado en medio de las llamas e intentaba atraparlo detrás de la pantalla. John estaba totalmente horrorizado, y entre uno de sus miles intentos de gritar, se le salió un chillido, que despertó a los demás habitantes de la casa, los cuales acudieron rápidamente a la habitación donde éste se encontraba. Pero cuando llegaron, encontraron la habitación vacía, la computadora estaba encendida a pesar de que ya no había nadie en la silla, y por el monitor salía un pequeño hilo de humo que dejó en toda la casa un fuerte olor carne quemada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *